Pancakes… ¡Y desayuna como un auténtico americano!

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

¡Buenas a todos! Hoy os traigo una receta que a mí simplemente me encanta, se trata de los pancakes o tortitas americanas.

No sé si muchos os habéis dado cuenta, pero nos está invadiendo una oleada de American Style, y no sólo gastronómicamente, sino en todos los ámbitos, tanto en la moda como en televisión. Así que yo voy a poner mi granito con éste delicioso plato del recetario clásico americano. Y es que, ¿Quién no conoce las tortitas? 

Imagen

 

Para los ingredientes vamos a necesitar:

Para 9 pancakes gorditos 😛

-3 Huevos

-Una taza y media de leche

-5 Cucharadas de azúcar

-1 Cucharada de Sal

-Medio sobre de levadura química

-Una taza de harina (Tamizada, porque sino quedará con grumos)

-Una cucharada sopera de mantequilla derretida

¡Manos a la obra!

Ésta receta es bien sencilla, sólo tenemos que añadir uno por uno los ingredientes, a excepción de la mantequilla que va en último lugar ya que va en caliente. Luego sólo es cuestión de mezclarlo bien hasta que quede homogéneo.

A continuación, calentamos una sartén con un poco de mantequilla (Importante: El tamaño de la sartén influirá muchísimo en el grosor de los pancakes, es decir, cuanto más pequeña sea la sartén, mayor grosor y menor diámetro tendrán. Recordar que si salen más finos de la cuenta parecerá más un crêpe que una tortita 🙂 ).  Ahora, sólo es cuestión de hacerlos uno a uno, para ésto nos ayudaremos de un cazo que será la medida de cada tortita.

Para saber el momento preciso en el que hay que darle la vuelta, hay que fijarse que encima del pancake empiezan a salir unas pequeñas burbujas, y los bordes están firmes. Aproximadamente, de 30 segundos a 1 minuto por cada lado según la potencia del fuego y el grosor. El primero que hagáis, normalmente, prepara la sartén para el resto, así que no os preocupéis porque el primero salga un poco más “feo” que el resto 😀

Imagen

 

Lo ideal para que nuestros pancakes sean más americanos aún, es acompañarlos con sirope de arce y un poco de mantequilla coronando la montaña de tortitas, pero aquí donde vivo es difícil de encontrar sirope de arce, así que con chocolate están muy, muy buenos también 🙂

Nada más que decir, aparte de que hoy he desayunado genial con éstos pancakes. Un beso y nos vemos en mi próxima receta ❤

Coulant de chocolate con arándanos y sirope de fresa.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

¡Hola de nuevo! Hoy vengo con una receta que seguramente hayáis oído de ella: Coulant de chocolate. Los coulants son pequeños bizcochitos rellenos de chocolate caliente, y se suelen acompañar con una bola de helado, con sirope, con azúcar glass espolvoreada… Con cualquier cosa están buenísimos, incluso solos. Son perfectos para tomar de postre, merienda, o incluso para empezar el día con energía 🙂

Y por eso hoy, os traigo esa receta que os encantará.

Imagen

 

Ingredientes para 5 Coulant:

-2 Huevos L

-Una tableta de chocolate negro para postres.

-Una cucharada sopera de mantequilla

-Una cucharada de azúcar

-Una cucharada de esencia de vainilla

-Una cucharada y media de harina de repostería

¿Todo listo? ¡Pues vamos a ello!

Primer paso y más importante de todos: precalentamos el horno a 180ºC por ambos lados (Repito, muy importante porque el horno ha de estar muy caliente, el secreto está en que nuestros coulants se hagan rápido por fuera, y por dentro quede el chocolate líquido)

Ahora derretimos nuestro chocolate al baño maría junto con la mantequilla hasta que esté derretido por completo. Dejamos templar y en otro recipiente batimos los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla, agregamos el chocolate y movemos muy muy bien para que quede todo integrado.

Una vez mezclado, añadimos la harina previamente tamizada para que no tenga grumos.

Imagen

Untamos nuestros moldes (Sirven los de flan y los de cupcakes) con mantequilla y un poco de harina para que no se nos peguen.

Metemos al horno a 180ºC durante SÓLO 10 minutos, si los dejamos más tiempo se harán por dentro y no quedará chocolate donde “rebañar” :3

Imagen

 

Servimos caliente, como he dicho antes, acompañado de lo que queramos. Yo he optado por arándanos frescos y sirope de fresa

¡Están buenísimos! 

Taboule o Ensalada libanesa

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

¡Hola a tod@s! Hacía tiempo que no dejábamos una receta por aquí, y aprovechando el verano que ya casi está aquí (donde vivo hace más de 35º) os proponemos una ensalada exótica y original. El Taboule con verduras frescas de la huerta o también llamado Ensalada Libanesa. Es muy sencillo de hacer y es una comida muy ligera que vale para cenar y para almorzar con un tupper en la playa. ❤

Imagen

 

Los ingredientes que vamos a utilizar pueden variar (a excepción del Cuscús obviamente), como buena ensalada que es, así que yo os propongo éstos:

-Cuscús de grano mediano 

-Pimiento Verde

-Pimiento Rojo

-Cebolla

-Berenjena (puede valer calabacín o pepino)

-Zanahoria rallada (o a dados o muy picada)

-Aceite de oliva

-Sal

-Limón (lima o vinagre balsámico, todo a vuestro gusto)

Lo primero que debemos hacer es preparar el cuscús como indique el envase, que normalmente es calentando agua (o caldo de verduras). Las medidas tienen que ser proporcionales a la cantidad de cuscús, es decir, por cada vaso de cuscús, añadimos un vaso de agua al cazo. Una vez el agua está hirviendo, añadimos el cuscús a un bol o algún recipiente, añadimos el agua y tapamos con un trapo o papel de film durante 3-4 minutos. Pasado ese tiempo destapamos y observaremos que el cuscús ha absorbido toda la humedad y se ha hinchado. Ahora tenemos que añadirle una cucharada de mantequilla y remover bien para que no se pegue entre sí el grano.

Imagen

 

A continuación nos ponemos con las verduras, las picamos todas bien y si queremos podemos saltear la berenjena o el calabacín en una sartén con mínimo aceite, pimienta y sal. Ya sólo queda agregar todos los ingredientes al cuscús y aderezar con aceite de oliva, la sal y la lima o el vinagre balsámico (es sólo una idea, vale casi cualquier cosa que os guste) Yo para decorar y dar color coloqué la zanahoria rallada y la puse encima. 

Nada más de momento, espero que os guste y a disfrutar del verano, ¡que son dos días! 🙂

Imagen

 

Flan de coco & mi primer mes en WordPress

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

¡Buenas de nuevo! Hoy vengo con muchísima ilusión, porque mi blog cumple su primer mes. Y es que mientras escribía mi primera receta pensaba en lo mucho que aprendería de los demás, y así ha sido y seguirá siendo 🙂

Por eso, Hoy os traigo una receta sencillamente deliciosa, que sirve de postre o de merienda para los golosos: ¡Flan de coco! 

Imagen

 

Los ingredientes que necesitamos son:

-5 Huevos

-1 Cucharada de esencia de vainilla

-Coco rallado (Al gusto)

-1 Taza de azúcar (Y media más para caramelizar el molde)

-Nata (250 ml)

-1 Vaso de leche

¿Listos? ¡Vamos a ello!

Lo primero que haremos será el caramelo, ya que es la base del flan.

Para ello pondremos media taza de azúcar y 3 cucharadas de agua a fuego medio en una sartén, cuando empiece a dorar, retirar con cuidado de no quemarnos y extender por el molde de forma uniforme.

Ahora en un bol, echamos los huevos, la esencia de vainilla, el azúcar y el coco rallado (Al gusto) y mezclamos bien.

Imagen

 

A continuación, en un cazo a fuego lento, calentamos la nata con la leche (Que también pueden cambiar por leche de coco para aportar más sabor), y cuando empiece a hervir retiramos del fuego. 

Dejamos reposar 5 minutos para que temple un poco, y añadimos a la masa del bol, mezclamos bien hasta que quede una masa homogénea y lo echamos todo al molde.

En una bandeja de horno, echamos bastante agua, y ponemos encima el molde y cubrimos con papel de plata. Lo horneamos durante 30-35 minutos a 150º por ambos lados.

Pasado ese tiempo, desmoldamos y dejamos que enfríe en la nevera 🙂

Ahora, quiero mencionar a algunas personas con las que he aprendido muchísimas recetas y truquillos que yo no sabía:

Con delantal y a lo loco, porque me gustan muchísimas de sus recetas y aún las tengo pendientes de hacer

Dulcedelimón, porque lo suyo sí que es “cocina interesante”

Inma, porque siempre me anima a cocinar, sus recetas me sirven de inspiración

Maribel, porque me he pasado horas mirando las recetas de su blog, muy originales e interesantes

Un viaje gastronómico por América latina, por sus auténticas recetas latinas que algún día pondré en práctica

Principiantes entre fogones, porque pone mucho cariño en sus platos

Xabi Likes Chocolate, porque su blog me motiva a cocinar, ¡ojalá mis platos tuvieran tan buena pinta como los tuyos!

Nany Román, por la de buenas ideas que se me han ocurrido viendo su blog

A todos ellos, (Y si se me ha pasado alguien, lo siento) muchísimas gracias, porque sin vosotros no sabría lo que hoy sé, y lo mucho que me queda por aprender. ❤

Pineapple upside-down Cake (Tarta de piña “boca-abajo”)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

¡Hola a tod@s de nuevo! Ahora que se acerca el verano y que entra el mes de junio, os proponemos una receta para una tarta que pocos habrán probado pero cuyo sabor no se olvida si lo hiciste alguna vez. Se trata de una tarta cuya mecánica constaría al revés, es decir, empezamos haciéndola desde arriba, hacia abajo, justo lo contrario de lo que hacemos siempre. Además vamos a usar un ingrediente que para mi gusto, va genial con el bizcocho de una tarta. La piña. ❤

Imagen

Como podéis ver, hemos usado rodajas de piña para hacer la parte de arriba, y muchos diréis “¿Cómo has podido colocarlas así?”. Muy sencillo, prestar atención a nuestra receta; pero primero vamos con los ingredientes:

-200g de Harina de trigo

-100g de azúcar

-1 Cucharada de levadura química

-Una pizca de sal

-2 o 3 huevos

-Medio vaso de leche

-Una lata de piña en rodajas (Mucho mejor al natural porque usaremos el zumo)

-Medio vaso del zumo de la piña

-50g de mantequilla

-Esencia de vainilla o Azúcar vainillado

Lo primero de todo es preparar la base de nuestro molde. Para ello untamos con mantequilla la base y seguido vamos espolvoreando azúcar (blanca o moreno, la que tengáis en casa). Ésto es para caramelizar la piña cuando se esté horneando, ya que como hemos dicho antes, estamos preparando la parte de arriba de la tarta. Ahora tenemos que colocar las rodajas de piña de manera simétrica para que quepan bien (o de la forma que os guste, es cosa de presentación). Imagen

Una vez hecho todo ésto, podemos reservar el molde y empezar a preparar la masa para el bizcocho. En un bol ponemos los huevos y el azúcar, agregamos la mantequilla (derretida) y el azúcar vainillado (o la esencia). A continuación agregamos la harina y la levadura, todo tamizado para evitar grumos,  por último la leche y el zumo o jugo de las piñas. No olvidéis añadirle una pizca de sal a los huevos y mezclarlo todo muy bien para que quede homogéneo. Horneamos durante 25 minutos a 180º por ambos lados. Comprobamos con un pincho si se ha hecho bien y desmoldamos CON MUCHO cariño y cuidado. Ahora podemos reservar la tarta en la nevera porque así cogerá cuerpo y estará mucho más rica y jugosa.

Imagen

 

El sabor es genial y va perfecta para merendar en verano. ¡Un beso! 

Scones con arándanos rojos o cranberries

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Para la merienda perfecta o para un desayuno ideal, os proponemos la receta ancestral que los británicos han conservado intocable a toda costa durante décadas, los Scones. En esencia son un tipo de bollo o pastelito no muy dulce ni tampoco salado (hay una versión que sí lo es, el Bannock), muy consumidos durante el desayuno o la hora del té y se suelen abrir para untar con mermelada, mantequilla o… chocolate milka (como haremos nosotros 🙂 ). Imagen

Para hacerlos no precisaremos de mucho, vamos con los ingredientes:

-500g de harina de trigo (aproximadamente dos tazas)

-2 cucharadas de levadura química tipo Royal

-1 huevo -5 cucharadas de azúcar

-Una pizca de sal

-100ml de leche (medio vaso)

-50g de mantequilla en pomada a temperatura ambiente

-100g de arándanos o cualquier fruto seco que os guste (pasas, nueces, etc)

Primero mezclamos la harina con la mantequilla (os aconsejo usar las manos para todo) hasta que adquiera la consistencia de miga de pan. Luego ponemos la levadura y el azúcar, seguimos amasando y añadimos los arándanos; ahora ponemos el huevo con la sal y removemos todo bien hasta que se integre todo. Por último añadimos la leche y nos untamos las manos con bastante harina porque va a ser una masa muy pegajosa al principio.

Imagen

Cierto es que tampoco queremos pasarnos con el amasado, porque sino quedarán unos bollos muy duros y correosos y queremos esponjosidad. Intentar amasar lo justo y una vez que esté listo hacemos pequeñas bolas con la mano o podemos usar un corta-pastas cilíndrico para hacer la forma. Vamos colocando los scones en la bandeja y precalentamos el horno a 200º por ambos lados durante al menos 10 minutos, que esté bien caliente. Antes de hornear podemos huntar la parte de arriba de nuestros bollos con una batida de huevo y leche usando una brocha. Así quedarán más dorados y bonitos.

Imagen

Una vez horneados dejamos reposar un rato para que se enfríen y ya podremos comerlos. Aconsejo untarlos con mermelada (yo usé una de naranja, para ser más Brittish aún), chocolate (milka) o con mantequilla, que también están riquísimos. Un besito y nos vemos en la siguiente. 🙂

Imagen

 

 

 

Tagliatelli al ragú (Salsa bolognesa)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Hola a todos, hoy traemos las pilas cargadas para toda la semana con una receta clásica pero insuperable en su género. Y es que de una forma u otra, todos hemos comido pasta con ésta salsa tan característica (en casa de cada uno se preparaba de una forma diferente, cierto). Así que hoy os proponemos probar la receta original tal y como la introdujeron los italianos a nuestra cultura y la del resto del mundo.

Imagen

En nuestro caso vamos a usar tagliatelli, que es un tipo de tallarines muy ricos y que dan un toque diferente a nuestro plato de pasta. Ahora vamos a repasar los ingredientes de nuestro ragú o salsa bolognesa.

-300g de carne picada de ternera/cerdo (para dos personas)

-1 Cebolla picada

-1 Zanahoria picada

-Vino tinto (o blanco, el que os guste)

-Pimienta, sal, nuez moscada y ajo en polvo (opcional)

-2 Latas de tomate triturado, natural o frito (Siempre mejor al natural porque contiene líquidos y nos interesa)

-Mozzarella rallada (o cualquier queso que se pueda gratinar bien)

Lo primero es añadir a una sartén grande y profunda las verduras picadas (cebolla y zanahoria) con un poco de aceite de oliva. Una vez toman color dorado y semitransparente pasamos a introducir la carne y salpimentamos. Añadimos la nuez moscada, el ajo y el vino generosamente y removemos, para que no se queme y aromatice bien todo.

Es momento de añadir el tomate, aunque aquí prestar atención a la cantidad de líquidos, pues tiene que estar todo bien hidratado o se nos quemará. Bajar el fuego a media potencia y añadir un vaso o vaso y medio de agua y dejar que reduzca todo durante aproximadamente 30-35 min. Os avisamos que depende de la cantidad de ingredientes y lo concentrado que se encuentre todo que dejemos reducir más tiempo menos. La mejor forma de saberlo es ir removiendo de vez en cuando y probando la salsa para ver si está a nuestro gusto. Cuando haya adquirido todo más homogeneidad y espesor, será momento de apagar el fuego y dejar reposar para que coja consistencia y esté todo más sabroso.

Imagen

Ahora podemos dedicarnos a cocer la pasta, que estará lista en 5-10 minutos (comprobar el envase, ahi suelen dar indicaciones de cuándo es momento de sacarla del fuego para que esté “al dente”). Ahora escurrimos el exceso de agua de la pasta, emplatamos y colocamos la salsa encima de nuestros tagliatelli. A continuación añadimos queso a gusto y gratinamos en el horno unos 2 o 3 minutos y vamos observando cuando esté en su punto.

 Imagen

 

Eso es todo, está buenísimo y es una magnífica cena o almuerzo. ¡Besos! ❤

Boston Cream Pie & Cumpleaños de Coco

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Hace 3 años, decidí acoger en mi casa a una gatita abandonada en un parque. Hoy es su cumpleaños, y he querido aprovechar la ocasión para darnos un gran premio mutuamente: Un paté de atún, y una tarta americana muy muy buena 😀

Imagen

Imagen

 

Los ingredientes que necesitamos para hacer ésta tarta son:

Para el bizcocho

-3 Huevos L

-1 taza y 1/2 de azúcar

-2 Tazas y /1/2 de harina de repostería

-1 Cucharada de levadura química

-1 Cucharada de esencia de vainilla o 2 de azúcar vainillado.

-100ml de leche

-50 ml de aceite vegetal

Procedemos 

Separamos las claras de las yemas, y añadimos a las yemas una pizca de sal. Batimos a punto de nieve y reservamos.

Batimos las yemas con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que se integre por completo y se lo agregamos a las claras a punto de nieve con movimientos envolventes. Ahora añadimos la harina con la levadura, todo previamente tamizado; cuando veamos que se vuelve una masa muy espesa, vamos añadiendo la leche y el aceite vegetal.

Colocamos en un molde y con el horno previamente precalentado, lo horneamos a 150º por ambos lados durante 25-30 minutos aproximadamente.

Cuando esté hecho, lo dejamos que enfríe a temperatura ambiente y luego en el frigorífico, para poder cortarlo con mayor facilidad.

Para el relleno

El relleno es una crema pastelera, tenéis mi receta aquí. Yo doblé las cantidades para rellenarlo bien.

Imagen

Ahora sólo queda hacer el ganaché para recubrirlo, para ello necesitamos chocolate para postres (1 tableta) y medio vaso de leche. Lo calentamos en el microondas y vamos sacando y moviendo hasta que esté fundido completamente, y cuando enfríe se puede decorar con azúcar glass, como fue mi caso 😀

Imagen

 

Imagen

 

Bueno, me despido con un par de fotos de Coco, la gata que cumple 3 añitos, porque es una más en casa y porque hoy es su día especial.

Imagen 

Porque le encanta beber agua del bidet.

Imagen

 

Porque a veces, lo único que te falta es hablar.

Imagen

 

Por la de veces que te has encerrado tú sola en el baño, ¡Tontorrona!

Imagen

 

Porque te encanta dormir en la sombrita del patio…

Por todo eso, y mucho más ¡Felicidades! 😀

 

Tarta Sacher con naranja confitada

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

¡Hola de nuevo! No hemos tardado mucho en mostraros cómo confitar naranjas o frutas en general, cuando ya estoy aquí para daros una receta deliciosa para usarlas. Se trata de un clásico en la repostería internacional y muy conocido, la tarta Sacher.

Para los que no la conocen, es una pieza compuesta por bizcocho (normalmente dos o tres capas) de chocolate, que previamente se ha almibarado y con relleno de mermelada de la fruta a elegir (adivinar cuál usaremos nosotros 🙂 ), y luego con una cobertura de chocolate tipo ganaché de fondant.

Imagen

 

Mmmmmm… es genial. ❤

Vamos con los ingredientes paso a paso, yo recomiendo dividir el trabajo en secciones o fases.

Para el bizcocho:

-3 huevos o más dependiendo del tamaño del bizcocho

-2 tazas de harina de repostería (o más, dependiendo del tamaño, por cada 3 huevos 2 tazas, y así)

-1/2 taza de leche (aprox 100ml)

-100ml de aceite vegetal

-1 taza y 1/2 de azúcar (a vuestro gusto)

-1 pizca de sal

-Medio sobre de levadura química

-1 tableta de chocolate para fundir

-1 cucharada de esencia de vainilla

En un bol separamos yemas de claras, añadimos una pizca de sal a las claras y batimos a punto de nieve. Por otro lado batimos yemas con el azúcar, y las añadimos poco a poco a nuestras claras con movimientos envolventes, como si fueran merengue.

Ahora le añadimos la harina (tamizada) con la levadura y la esencia de vainilla, mezclamos y ponemos la mitad de la leche (la otra para fundir el chocolate) y el aceite vegetal. Cuando el chocolate esté fundido con la leche en el microondas (poco a poco, no de golpe para que no se queme), lo incorporamos a la mezcla de la masa. Horneamos (con el horno precalentado diez minutos a 150º) durante 25-30 minutos por ambos lados a 150º.

Imagen

 

Una vez hecho, desmoldamos y dejamos reposar a temperatura ambiente.

Para almíbar y el relleno de naranja

-Zumo de una naranja

-Mermelada de naranja (da igual amarga, pero mejor sería la normal)

-Azúcar y agua

En un cazo pequeño, añadimos agua y un poco de zumo a partes iguales, luego ponemos 2 o 3 cucharadas colmadas de azúcar y dejamos disolver bien. Usaremos la mitad de ésta mezcla en caso de que la mermelada sea demasiado espesa como para untar bien en el bizcocho (probablemente lo será).

Cuando tengamos rebajada la mermelada, probamos el sabor para corregir el dulzor (muy recomendable si la mermelada era amarga), sino añadimos más azúcar a nuestro gusto. 

Ahora tenemos que tener a mano el bizcocho, el cuál con mucho cuidado vamos a laminar en dos partes. A la parte de abajo le añadimos primero la mitad que nos quedó del almíbar sobrante que habíamos usado para la mermelada, no añadir en exceso para no destrozar el bizcocho, sólo queremos darle textura y hacerlo más jugoso. Tras ésto hay que colocar cuidadosamente el relleno de mermelada de naranja y untar bien que cubra todo. Por último y con mucho cuidado hay que unir ambas partes del bizcocho (si os atrevéis podemos almibarar la parte de arriba también pero siempre tras haberla colocado, para no ablandarla de más y se nos estropee al manipularla.

Imagen

 

Llegado éste paso, recomiendo reservar en la nevera unos minutos para que adquiera textura y consistencia, y que se aromatice bien todo el bizcocho. Mientras nos pondremos con el ganaché o cobertura de chocolate.

Para la cobertura de Ganaché

-1 o 2 tabletas de chocolate para fundir

-1 vaso de leche (2 si optáis por 2 tabletas)

-Azúcar glassé (Opcional, sólo para endulzarlo más y espesarlo)

Para fundir el chocolate, recurrimos al mismo proceso que con el del bizcocho. Troceamos bien el chocolate en un bol, añadimos la leche y vamos calentando en el microondas (aviso de nuevo, ir poco a poco sacándolo y moviendo cada 10-15 segundos para que no se queme).

Una vez está totalmente fundido añadimos azúcar glassé, un par de cucharadas estaría bien. Volvemos a nuestro bizcocho aspirante a tarta, y nos ponemos a cubrir bien, sin dejar hueco y sin dejar una capa demasiado fina de cobertura, sed generosos con el chocolate.

Para darle mejor aspecto a la cobertura usar una espátula de repostería o un cuchillo grande.

Ahora de forma opcional y como una fantástica decoración, usaremos naranjas confitadas en láminas. (La receta la tenéis aquí).

Imagen

 

Como véis, la combinación naranja-chocolate es un triunfo y gusta a todos. Me despido con lo que quedó de tarta 5 minutos después de servirla, ¡un beso y animaos! 😀

Imagen

Naranja confitada

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Buenas, os traigo una pequeña receta, que bien puede ser un recurso para decorar, o incluso el “plato” principal de nuestro postre. Naranja confitada. La podéis servir de diversas formas, tanto sóla como bañada en chocolate o incluso para decorar tartas y bizcochos, desde la tarta Sacher (próximamente 😉 ), hasta el famoso roscón de reyes.

Imagen

Vamos con lo que nos hará falta:

-Naranjas, de zumo preferiblemente ya que tienen mejor sabor.

-Azúcar

-Agua (dependiendo de la cantidad, lo normal sería un vaso).

-Zumo de naranja (un vaso en mi caso).

Para empezar, cortamos la naranjas (aquí podéis elegir según el tipo de presentación que busquéis, hay quien corta en tiras y quién las quiere en láminas finas), yo me decanté por las láminas, lo más finas posibles y sin estropear la piel, ya que una vez confitadas es la parte más deliciosa.

Luego hay que colocarlas en un plato para que reposen 5 minutos, para que desprendan el exceso de zumo, que reservamos para añadirlo posteriomente y que sirva de aderezo de almíbar.

Ahora en una cazuela a fuego medio-bajo (no mucha potencia, que no arranque nunca a hervir), colocamos con mucho cuidado y cariño las láminas de naranja (no amontonéis demasiadas, ir poco a poco), añadimos el zumo de naranja y medio vaso de agua, o según la cantidad de naranjas (tienen que cubrirse las láminas con agua). A continuación vertemos azúcar, suficiente para tapar las naranjas (un vaso más o menos), movemos un poco para que se integre bien el azúcar con el agua pero sin que se disuelva del todo, que se impregne en las láminas.

Imagen

 

Cuando hayamos hecho todo eso, tapamos la cazuela y esperamos unos 10 minutos, luego sacamos las naranjas y las colocamos en una bandeja separadas unas de otras (¡mucha delicadeza que son frágiles!); dejamos reposar 1 minuto y espolvoreamos encima bastante azúcar, que sigan absorbiendo dulzor, ya que ésto es lo que al final les dará esa textura de fruta confitada, ni muy dura ni muy blanda, y por supuesto el sabor único a cítrico azucarado.

Mientras dejamos templar la naranja, dejamos reduciendo el caldo de la cazuela (básicamente se irá transformando en una especie de jalea de naranja no muy espesa), el cual reservamos para terminar de confitar las naranjas.

A continuación y como paso final, colocamos de nuevo las naranjas a la cazuela con el caldo reducido a fuego lento, dejamos de 15-30 minutos reposando a fuego mínimo, y luego sacamos las láminas (ésto lo haremos cuando tengan un color naranja intenso o cristalino, que es la textura que buscamos). Por último volver a colocar en una bandeja, dejar que se enfríen a temperatura ambiente, y luego conservar en la nevera para que se vayan las humedades restantes. Os aconsejamos consumir al día siguiente porque es el mejor momento para notar su sabor y textura.

Nada más de momento, próximamente os mostraremos una receta en la que usamos éstas naranjas, pero os invitamos a probar las diferentes formas de comerse ésta maravilla, como por ejemplo bañadas en chocolate fondant. ❤