Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

¡Hola a tod@s de nuevo! Ahora que se acerca el verano y que entra el mes de junio, os proponemos una receta para una tarta que pocos habrán probado pero cuyo sabor no se olvida si lo hiciste alguna vez. Se trata de una tarta cuya mecánica constaría al revés, es decir, empezamos haciéndola desde arriba, hacia abajo, justo lo contrario de lo que hacemos siempre. Además vamos a usar un ingrediente que para mi gusto, va genial con el bizcocho de una tarta. La piña. ❤

Imagen

Como podéis ver, hemos usado rodajas de piña para hacer la parte de arriba, y muchos diréis “¿Cómo has podido colocarlas así?”. Muy sencillo, prestar atención a nuestra receta; pero primero vamos con los ingredientes:

-200g de Harina de trigo

-100g de azúcar

-1 Cucharada de levadura química

-Una pizca de sal

-2 o 3 huevos

-Medio vaso de leche

-Una lata de piña en rodajas (Mucho mejor al natural porque usaremos el zumo)

-Medio vaso del zumo de la piña

-50g de mantequilla

-Esencia de vainilla o Azúcar vainillado

Lo primero de todo es preparar la base de nuestro molde. Para ello untamos con mantequilla la base y seguido vamos espolvoreando azúcar (blanca o moreno, la que tengáis en casa). Ésto es para caramelizar la piña cuando se esté horneando, ya que como hemos dicho antes, estamos preparando la parte de arriba de la tarta. Ahora tenemos que colocar las rodajas de piña de manera simétrica para que quepan bien (o de la forma que os guste, es cosa de presentación). Imagen

Una vez hecho todo ésto, podemos reservar el molde y empezar a preparar la masa para el bizcocho. En un bol ponemos los huevos y el azúcar, agregamos la mantequilla (derretida) y el azúcar vainillado (o la esencia). A continuación agregamos la harina y la levadura, todo tamizado para evitar grumos,  por último la leche y el zumo o jugo de las piñas. No olvidéis añadirle una pizca de sal a los huevos y mezclarlo todo muy bien para que quede homogéneo. Horneamos durante 25 minutos a 180º por ambos lados. Comprobamos con un pincho si se ha hecho bien y desmoldamos CON MUCHO cariño y cuidado. Ahora podemos reservar la tarta en la nevera porque así cogerá cuerpo y estará mucho más rica y jugosa.

Imagen

 

El sabor es genial y va perfecta para merendar en verano. ¡Un beso! 

Anuncios