Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

¡Hola de nuevo! No hemos tardado mucho en mostraros cómo confitar naranjas o frutas en general, cuando ya estoy aquí para daros una receta deliciosa para usarlas. Se trata de un clásico en la repostería internacional y muy conocido, la tarta Sacher.

Para los que no la conocen, es una pieza compuesta por bizcocho (normalmente dos o tres capas) de chocolate, que previamente se ha almibarado y con relleno de mermelada de la fruta a elegir (adivinar cuál usaremos nosotros 🙂 ), y luego con una cobertura de chocolate tipo ganaché de fondant.

Imagen

 

Mmmmmm… es genial. ❤

Vamos con los ingredientes paso a paso, yo recomiendo dividir el trabajo en secciones o fases.

Para el bizcocho:

-3 huevos o más dependiendo del tamaño del bizcocho

-2 tazas de harina de repostería (o más, dependiendo del tamaño, por cada 3 huevos 2 tazas, y así)

-1/2 taza de leche (aprox 100ml)

-100ml de aceite vegetal

-1 taza y 1/2 de azúcar (a vuestro gusto)

-1 pizca de sal

-Medio sobre de levadura química

-1 tableta de chocolate para fundir

-1 cucharada de esencia de vainilla

En un bol separamos yemas de claras, añadimos una pizca de sal a las claras y batimos a punto de nieve. Por otro lado batimos yemas con el azúcar, y las añadimos poco a poco a nuestras claras con movimientos envolventes, como si fueran merengue.

Ahora le añadimos la harina (tamizada) con la levadura y la esencia de vainilla, mezclamos y ponemos la mitad de la leche (la otra para fundir el chocolate) y el aceite vegetal. Cuando el chocolate esté fundido con la leche en el microondas (poco a poco, no de golpe para que no se queme), lo incorporamos a la mezcla de la masa. Horneamos (con el horno precalentado diez minutos a 150º) durante 25-30 minutos por ambos lados a 150º.

Imagen

 

Una vez hecho, desmoldamos y dejamos reposar a temperatura ambiente.

Para almíbar y el relleno de naranja

-Zumo de una naranja

-Mermelada de naranja (da igual amarga, pero mejor sería la normal)

-Azúcar y agua

En un cazo pequeño, añadimos agua y un poco de zumo a partes iguales, luego ponemos 2 o 3 cucharadas colmadas de azúcar y dejamos disolver bien. Usaremos la mitad de ésta mezcla en caso de que la mermelada sea demasiado espesa como para untar bien en el bizcocho (probablemente lo será).

Cuando tengamos rebajada la mermelada, probamos el sabor para corregir el dulzor (muy recomendable si la mermelada era amarga), sino añadimos más azúcar a nuestro gusto. 

Ahora tenemos que tener a mano el bizcocho, el cuál con mucho cuidado vamos a laminar en dos partes. A la parte de abajo le añadimos primero la mitad que nos quedó del almíbar sobrante que habíamos usado para la mermelada, no añadir en exceso para no destrozar el bizcocho, sólo queremos darle textura y hacerlo más jugoso. Tras ésto hay que colocar cuidadosamente el relleno de mermelada de naranja y untar bien que cubra todo. Por último y con mucho cuidado hay que unir ambas partes del bizcocho (si os atrevéis podemos almibarar la parte de arriba también pero siempre tras haberla colocado, para no ablandarla de más y se nos estropee al manipularla.

Imagen

 

Llegado éste paso, recomiendo reservar en la nevera unos minutos para que adquiera textura y consistencia, y que se aromatice bien todo el bizcocho. Mientras nos pondremos con el ganaché o cobertura de chocolate.

Para la cobertura de Ganaché

-1 o 2 tabletas de chocolate para fundir

-1 vaso de leche (2 si optáis por 2 tabletas)

-Azúcar glassé (Opcional, sólo para endulzarlo más y espesarlo)

Para fundir el chocolate, recurrimos al mismo proceso que con el del bizcocho. Troceamos bien el chocolate en un bol, añadimos la leche y vamos calentando en el microondas (aviso de nuevo, ir poco a poco sacándolo y moviendo cada 10-15 segundos para que no se queme).

Una vez está totalmente fundido añadimos azúcar glassé, un par de cucharadas estaría bien. Volvemos a nuestro bizcocho aspirante a tarta, y nos ponemos a cubrir bien, sin dejar hueco y sin dejar una capa demasiado fina de cobertura, sed generosos con el chocolate.

Para darle mejor aspecto a la cobertura usar una espátula de repostería o un cuchillo grande.

Ahora de forma opcional y como una fantástica decoración, usaremos naranjas confitadas en láminas. (La receta la tenéis aquí).

Imagen

 

Como véis, la combinación naranja-chocolate es un triunfo y gusta a todos. Me despido con lo que quedó de tarta 5 minutos después de servirla, ¡un beso y animaos! 😀

Imagen

Anuncios