Etiquetas

, , , ,

Hoy os traigo una de esas recetas que valen para cualquier hora del día, y no es otra que la clásica tarta de manzana o Apple pie, con un relleno de crema pastelera deliciosa.

Como es muy ligera y sabrosa podemos tomarla tanto para el desayuno acompañado de un café con leche, o como un postre muy goloso.

Imagen

Ahora los ingredientes:

Para la masa:

Aquí voy a hacer incapié en las diferentes opciones; hay tres conocidas, el hojaldre, la masa quebrada e incluso el bizcocho. Cada una de la una textura diferente a la tarta, siendo el primero el más ligero y fino y así sucesivamente.

Yo hoy me decantaré por el hojaldre, que en mi caso compré una masa fresca de las que se encuentran en cualquier supermercado y nos ahorra muchísimo tiempo.

Para el relleno os sugiero ver mi receta de crema pastelera o custard, aquí.

El resto de ingredientes, son las manzanas (Compré manzanas Fuji), un poco de canela y mermelada al gusto (Yo compré mermelada de ciruela, que no tiene mucho sabor y le da el toque caramelo y blandito que deseamos).

En un molde redondo extendemos la masa del hojaldre, y pinchamos la base con un tenedor para que no suba. Lo ponemos en el horno a 180º durante 10 minutos por los dos lados.

Mientras se hace el hojaldre, pelaremos las manzanas y las cortaremos a gajos finos, y una vez lavadas y cortadas las pondremos en un bol con agua y unas gotas de zumo de limón, éste es un truco para que no se oxiden 😀

Trascurridos los diez minutos sacamos el hojaldre del horno, y rellenamos con la crema pastelera.

Después ponemos las manzanas, una forma de ponerlas y que queden bonitas es ponerlas en forma circular hasta recubrir todo el relleno. Espolvoreamos con un poco de azúcar y canela, y metemos en el horno por los dos lados a 180º durante 20 minutos, y 10 minutos más sólo por la parte de arriba para que la manzana quede bien tierna y doradita.

Ahora procedemos a preparar el glaseado de nuestra Apple pie, necesitaremos:

4 Cucharadas de mermelada (en mi caso de ciruela)

3 Cucharadas de agua

1 Cucharada de azúcar

Canela al gusto, aunque podemos prescindir de ella.

Ponemos todo en un cazo y lo llevamos a ebullición, entonces tendremos listo nuestro glaseado para bañar la tarta.

¡Probadla y veréis como me dais la razón, está deliciosa!

Y como me sobró un poco de masa, hice una tartaleta con los mismos ingredientes, que si queréis podéis hacerlas así, ya que no tiene mucha complicación, mirad:

Imagen

Sin más me despido, y ya me contaréis qué tal ¡Hasta otra! 🙂

Anuncios